Si ya te has puesto al día sobre en qué consiste el yoga, ha llegado el momento de elegir por dónde quieres empezar.

Mi recomendación es elegir la opción que más cómodo te haga sentir, la que más se asemeje a tus objetivos:

  • Hatha yoga: es la base del yoga físico, la forma más tradicional. En realidad es la parte que «visible» del yoga, lo que esperamos cuando nos apuntamos a una clase. Es la parte en la que se trabaja el cuerpo para facilitar otras prácticas como la meditación, además involucra la  energía del cuerpo (prana). Mediante asanas (posturas) trabajamos la flexibilidad y fuerza. Además estimulamos órganos internos. Además incluye otras muchas prácticas como ejercicios de respiración (pranayama), ejercicios energéticos (bandhas), posturas de manos (mudras) y limpiezas para dirigir la energía vital del cuerpo. Siempre trabajamos el movimiento junto con la respiración. Normalmente las posturas son sostenidas pero no siempre tiene que ser así.

hatha

  • Iyengar: la base es el hatha yoga pero su objetivo es más espiritual enfocado hacia la alineación del cuerpo en cada postura. Utiliza cerca de 200 asanas  y 14 ejercicios de pranayama, agrupadas en unas secuencias y categorías determinadas y varían en función del nivel. En este casi sí es siempre pausado profundizando en cada postura. No influye tanto la condición física por lo que es apto para cualquier persona independientemente de la condición física o edad. Se ayuda de objetos como cuerdas, ladrillos de yoga, cilindros o cuerdas.

iyengar yoga

  • Yoga restaurativo: es una forma muy suave de yoga que utiliza accesorios e induce una relajación mental y física profundas. El cuerpo se recarga de energía y empieza a sanar de manera natural. Terminamos cada sesión con sensación de armonía y revitalización. Recomendado para aliviar dolores físicos o psicológicos. Par mí, es el método natural más recomendado para el tratamiento de enfermedades o en el proceso de recuperación de lesiones, para tratar estrés severo y para generar un equilibrio interior en momentos de pérdida o cambios que hayan podido ocasionar ansiedad o depresión. Antes de probar fuertes fármacos o tratamientos intensos, mi opción más firme es probar con el yoga restaurativo (por intentarlo no se pierde nada) y tener fe en su funcionamiento. También es practicado por personas sanas que quieren sentirse mejor.

iyengar

  • Sivananda: Basada en el estudio de textos clásicos. Contempla el yoga como un estilo de vida integral para salud, el equilibrio interior y para el despertar espiritual, medicinal y mística. Se resume en: ejercicio adecuado (la práctica regular de una secuencias de 12 asanas), respiración adecuada (pranayama), relajación adecuada, dieta adecuada y pensamiento el positivo y meditación. Las prácticas de asanas son suaves, meditativas y muy bonitas. Incluyen pranayama y mantra.

sivananda

  • Kripalu yoga: s yoga pausado, meditativo y orientado hacia la auto-observación y el contacto con el ser: posturas tradicionales, practicadas con conciencia, en conexión con el lenguaje del cuerpo y a profundidad. Mediante pranayama, meditación, relajación intentan despertar la energía vital.  Da especial importancia al estar alerta y a mantener siempre la autoconciencia de lo que sucede en nuestro cuerpo físico, nuestros pensamientos, emociones y actos. Ayuda al autocontrol absoluto de uno mismo.

Kripalu

  • Yoga Integral: busca un bienestar en todos los aspectos del individuo (mental, sensorial, físico, emocional), así como la dicha, el amor y el despertar espiritual.Principalmente se basa en hatha yoga, raja yoga (control del cuerpo, de la mente y prácticas éticas), Bhakti yoga (amor y la devoción constante hacia dios), karma yoga (el camino de la acción, y del trabajo sin esperar una recompensa), jnana yoga (el camino del intelecto para adquirir conciencia de la integración con la totalidad) y japa yoga (la repetición de mantras, o sonidos con características trascendentes). Es una práctica suave de hatha clásico, con cantos, pranayama y meditación.

yoga integral

Si ya has hecho alguna de las prácticas nombradas o quieres empezar directamente con algo más específico, hay otras prácticas entre las que elegir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *