Motivación: encuentra tu “algo”


Durante toda mi vida, el deporte ha estado presente en mi día a día. He conocido a bailarinas, futbolistas, culturistas, ciclistas, atletas… y todos ellos tienen algo en común: la motivación. Cada uno de ellos tiene un “algo” que les impulsa, que les ayuda a seguir con eso que tantos esfuerzos y dolores le produce. Pero, para nada, todos comparten ese mismo algo. Es más, en cada uno es único, personal y diferente al de todos los demás.

Antes de contaros más sobre las diferentes motivaciones con las que me he cruzado vamos a dejar claro un concepto. Según el psicólogo Vallerand, la motivación es aquella fuerza interna o externa que conduce a la iniciación, intensidad o persistencia de una conducta.

motivación, deporte, voluntad, energía, positivismo, tú puedes

Según esta definición, todo aquello que empezamos a hacer o que requiere de un esfuerzo “extra” precisa de una motivación que les empuje a empezar o seguir intentándolo. Por lo que la motivación es todo aquello que nos impulsa a una acción.

Como decía, he podido conocer de primera mano la motivación de varias personas persistentes en sus tareas, deportistas o no, triunfadoras o no, ya que estar motivado no significa conseguirlo, aun que sí es verdad que aumenta notablemente las posibilidades. Algunos tienen motivaciones económicas, otros emocionales como conseguir su sueño de niños, he conocido motivaciones personales: demostrarse a uno mismo que eres capaz… hasta motivaciones como querer demostrarle algo a alguien, cumplir una promesa, cambiar sus hábitos o conseguir una buena salud.

motivación, deporte, voluntad, energía, positivismo, tú puedes

Para conseguir una alta motivación hay que tener en cuenta ciertos puntos:

1. Creer en lo que estás haciendo y en ti mismo

Una motivación no se busca como quien busca una moneda en un bolsillo. La motivación depende de ti, de tus experiencias y de tus metas, y hay algo que es fundamental para poder conseguir esa motivación que te ayudará a conseguir todo lo que te propongas: cree en lo que haces.

Tienes que tener en cuenta que si alguien pudo hacerlo tu también puedes. Y si nadie pudo alguien tendrá que intentarlo. ¿Por qué no vas a ser tú? No sólo en el ámbito deportivo sino en cualquier actividad del día.

Si no confías en que conseguirás lo que pretendes, confía en la capacidad que tienes de aprender y mejorar (en tu resilencia). Piensa que cada acto, cada pequeño paso que des, te acercará a tu objetivo y, si no te sirve para lograrlo, seguro que te viene bien para otra cosa. Como decía una de mis profesoras. “el saber nunca ocupa lugar”.

Se positivo y consciente de que cada pequeño gesto es un adelanto y una nueva meta conseguida. Incluso cuando fallas tienes que encontrar el lado positivo como que tuviste la suficiente fuerza como para intentarlo o que estabas más cerca de conseguirlo que si no hubieras empezado.

motivación, deporte, voluntad, energía, positivismo, tú puedes

2. Marca pequeñas metas

No me refiero a que no tengas grandes sueños. Sino que busques pequeñas metas que te conduzcan hacia tu objetivo final. Ten siempre presente tu gran final pero celebra cada uno de los pequeños triunfos que vas consiguiendo y tómalo como un gran logro. Cada vez verás más fácil alcanzar lo que en un principio parecía casi imposible.

3. Organiza tu vida

A nadie le gusta tener una rutina pero debes ser consciente de que si quieres conseguir algo deberás dedicarle un tiempo de manera regular. Asimílalo. Quizás primero debas comenzar con dedicarle un par de minutos al día hasta que esa actividad (o esa intensidad) se vaya haciendo un hueco en tu día a día. Disfruta de esos momentos ya que son ellos los que te hacen estar más cerca de tus objetivos.

4. Escucha a tu cuerpo

Si algo caracteriza a Así de Bien eso es aprender a conocer tu cuerpo y saber qué es lo mejor en cada momento. Si algo te hace sentir bien, te motivará por si sólo. Muchos de mis alumnos eran personas sedentarias que necesitaban hacer algo de deporte por motivos físicos o médicos, al poco tiempo de empezar a hacer ejercicio se han dado cuenta que el día que toca entrenamiento se sienten más alegres, más positivos y más enérgicos. Que sus dolores han desaparecido y que son mucho más ágiles y fuertes para afrontar la vida cotidiana. Si encuentras aquello que te haga sentirte mejor física o psicológicamente ya has encontrado tu mejor motivación.

motivación, deporte, voluntad, energía, positivismo, tú puedes

5. Busca un referente

Un caso real de alguien que se va a reír al leerlo: Vas al gimnasio en tu primer día y te subes a la elíptica. El monitor te pone un tiempo y una intensidad que el cree oportuna para comenzar con tu rutina. Tú piensas que eres un crack y que lo estás dando todo hasta que ves a la señora que estaba a tu lado y tiene 10 niveles más de intensidad que tú. “Si ella puede con eso yo no puedo estar sudando como un cerdo”.

Igual la vecina del cuarto no es tu mayor ejemplo a seguir, pero igual sí. “Si ella es capaz de salir a andar por las mañanas, está claro que yo también puedo”. Quizás tengas que irte un poco más allá y conocer cómo es la vida de deportistas, artistas o emprendedores de éxito en aquello que tú buscas. Está bien, hazlo. Te darás cuenta de que todos tienen que trabajar duro para conseguir grandes cosas.

Ojo: Se consciente de tus limitaciones, escucha a tu cuerpo y, lo más importante, sigue a alguien que esté en tu nivel o en el momento que esa persona de éxito estaba empezando. Todos tuvieron que empezar con un pequeño paso para llegar a lo más alto.

6. Encuentra a TU entrenador

Puede que tu jefe tenga el entrenador número uno en su ámbito. Pero puede que no sea el mejor para ti. Un entrenador es una figura tan importante como el propio deportista. Es la persona que aumentará su motivación o pondrá su autoestima por los suelos.

Busca, prueba, pregunta… un entrenador es alguien con quién compartirás muchas cosas y con quién pasarás mucho tiempo. Está para ayudarte a conseguir tus objetivos por lo que debes tener muy buena relación con él. Tener confianza y sentirte identificado con su filosofía y su forma de trabajo.

Busca a alguien que te incluya en la toma de decisiones, que te explique por qué hacéis cada cosa y que te transmita siempre sentimientos positivos y aportaciones constructivas. Si te hace sentir bien, es bueno para ti.

Si cumples con estas pautas, la motivación te encontrará a ti

motivación, deporte, voluntad, energía, positivismo, tú puedes

Al hablar de la motivación y del bienestar al realizar cualquier actividad, es necesario hablar de la práctica del mindfulness con la cual conseguiremos estar menos estresados y más concentrados en nuestra actividad viviendo el presente y con la mente en calma.

 

 

 

 

Imágenes: MrWonderful

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *