En el envase de cualquier medicamento encontramos una fecha de caducidad. Esta fecha indica el límite hasta el cual se asegura la efectividad, después de esta fecha los efectos podrían no ser los indicados en el prospecto.

«¿Me pondré más enfermo por tomar un medicamento caducado?»

En principio la respuesta es «no». Los laboratorios indican que lo único que puede pasar es que dicho medicamento deje de funcionar pero no tiene efectos negativos sobre la salud. De hecho, muchas empresas farmacéuticas limitan la fecha de caducidad. Si caduca en 4 años indican que lo hace dentro de 3. Pero no todas, así que mejor no arriesgar y comprar uno nuevo.

Existen algunos tipos de medicamentos como los estériles que no se deben tomar bajo ningún concepto una vez caducados ya que no garantizan su «pureza».

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *