Cardio en ayunas: ¿te conviene? 1


Ya hemos hablado sobre los procesos que pasan en nuestro cuerpo a primera hora de la mañana así como de los principales factores a la hora de perder grasa. En este artículo vamos a intentar decidir cómo y de qué forma debemos hacer cardio en ayunas o si es mejor que nos quedemos en la cama.

Cuidado con lo que comes

Nuestro organismo es mucho más sabio de lo que podamos llegar a pensar. Si ha guardado esos depósitos de grasa es por algo: bien por nuestro tipo de dieta, por nuestro estilo de vida… por lo que las grasas quemadas durante el entrenamiento se las quedará de nuevo en cuanto comamos. Por lo que si nuestra alimentación no está muy cuidada en grasas y carbohidratos conseguiremos una mayor quema de grasas durante el cardio en ayunas pero menos a lo largo del día. Mientras que haciendo un entrenamiento a otra hora quemas menos grasa directamente pero a lo largo del día mantienes los niveles normales. Por lo que al final del día has quemado la misma grasa que si hubieras salido en ayunas.

minuto, cambio, rutina, pereza, reloj, verano, minuto

Por lo tanto es un hecho muy beneficioso si llevas una dieta adecuada al entrenamiento que no permita guardar reservas. También es beneficioso si lo usas como método de “activación” metabólica sin importarte la quema de grasa durante el entrenamiento.

En muchos casos se puede pensar que una dieta baja o nula en carbos antes del entrenamiento hará que tengamos la insulina bajo control y se olvida que es la proteína la que estimula la producción de insulina. Pero ojo, tampoco puedes atiborrarte sólo de proteína. Hablaremos sobre esto en otro artículo.

Una vez que casi hemos conseguido entender esto, vienen los alemanes y demuestran que comiendo carbohidratos antes de un entrenamiento de cardio quemamos más calorías ¡toma ya! ¿Y ahora qué? Esto es porque, como es normal, mejora el desempeño y retrasa la fatiga durante el entrenamiento. Así que si te quieres meter una buena paliza no dudes en comer carbos antes del entrenamiento, mientras que si vas a dar un paseito ligero no es tan necesario.

cardio perder grasa ejercicio ayunas

No es para todo el mundo

Si tus niveles de grasa y músculo no son los adecuados, puede que el cardio en ayunas no cumpla con sus funciones tal y como quieres. Estudios han demostrado que las personas que están por encima de su peso oxidan más carbohidratos durante la noche, tienen menor flexibilidad metabólica y esto se traduce en que se fatigarían con facilidad si salen a hacer cardio al levantarse. En estos casos el ejercicio sería igualmente beneficioso a cualquier hora del día ya que la hormona de adiponectina en nuestro tejido muscular se manifiesta igual ante el estímulo del entrenamiento (y no por el hecho de estar en ayunas) mejorando el uso de grasa como fuente de energía.

Además es un error pensar que la quema de grasas es algo momentáneo. Lo que importa es lo que hagamos a lo largo de todo el día y el conjunto de varios días seguidos. Durante los momentos del día en los que la insulina está más elevada también estamos perdiendo grasa.

cardio perder grasa ejercicio ayunas

Conclusión

En mi opinión el cardio en ayunas es recomendable siempre que no lo usemos para adelgazar si no estamos dispuestos a llevar una dieta específica para este tipo de entrenamientos. Hemos visto que durante este ejercicio conseguimos la movilización de la grasa pero no la suficiente “quema” como para que se considere efectiva en todos los casos. Sigo siendo partidaria de otro tipo de entrenamientos para quemar calorías a lo largo del día.

Creo que la forma correcta de perder grasa utilizando el cardio es dividir nuestra sesión de entrenamiento en dos: una en ayunas y otra por la tarde para compensar la quema de calorías que necesitamos y la activación metabólica. Me parece interesante el cardio post-entrenamiento después de una sesión de pesas. Me gusta usar el cardio en ayunas en días puntuales pero, si no estás muy dispuesto, es difícil cumplir con los requisitos necesarios para que el cardio en ayunas cumpla con lo que tenemos en mente.

Aún así, este tipo de ejercicio puede convertirse en un excelente hábito para empezar el día con energía y puede ayudarnos a movilizar la grasa rebelde de la que hablamos, ya que en este estado del día está mas “predispuesta”.

 

Puedes conocer otros beneficios del cardio en ayunas en este otro artículo.

Y vosotros ¿qué opináis sobre el cardio en ayunas?


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cardio en ayunas: ¿te conviene?