Motivación: Cómo saber si tienes el entrenador adecuado


 

 

Seguimos con el mes de la motivación. Hoy quiero plantearos algo ¿te falta motivación por parte del entrenador? Si llevas tiempo con tu entrenador y te surgen dudas sobre si es tu profe ideal, estas son algunas de las preguntas que recomiendo que te hagas:

 

  1. ¿Aprendo?

sentadilla bulgara

Un entrenador te prepara y entrena para que consigas llevar un estilo de vida saludable (o el que tú le pidas) y para darte las herramientas necesarias para hacer correctamente los ejercicios y qué conozcas qué es lo que más te conviene para tu objetivo.

 

  1. ¿Consigo pequeñas metas?

Es muy difícil mantenerse motivado si ves que tu objetivo sigue estando lejos a pesar de tu esfuerzo. La mejor manera de no tirar la toalla antes de tiempo es que tu entrenador te vaya marcando pequeños retos que pueden ir desde entrenar X días a la semana, cronometrar lo que tardas en hacer un ejercicio o conseguir hacer un ejercicio que no eras capaz.

 

  1. ¿Me entiende?

Muchas veces los entrenadores estamos tan metidos en nuestro mundo fitnes ( los que me conocéis personalmente no os riáis) que nos pensamos que todo el mundo puede seguir cierto ritmo de vida sin darnos cuenta que, para la mayoría de los mortales, esto es sólo un pasatiempo y una parte muy pequeña de su día. Tu entrenador debe entender que tengas ciertas aficiones, que tengas un determinado horario en el trabajo o que, simplemente odies las flexiones.

 

  1. ¿Soy consciente de mis progresos?

Sí, muy bien, tu entrenador (ese que siempre va con la carpetita o el móvil en la mano apuntando no se qué cosas mientra te mira desde arriba sin piedad) lleva la cuenta de cada repetición, cada segundo cronometrado y cada gramo que bajas. Vale, correcto ¿y qué? Si no sentimos esa satisfacción de conseguir cosas que antes veíamos inalcanzables, de saber para qué está sirviendo nuestro esfuerzo, de ver cuánto hemos avanzado, probablemente no veamos sentido se seguir trabajando en ello.

 

 

 

 

 

El primer ejercicio que vamos a trabajar este mes con nuestra Gente de Bien:

Registrar los aspectos positivos y negativos de cada rutina

Es una manera sencilla de ver un cambio pero, sobre todo ,una implicación. Es algo que solemos hacer desde el principio: apuntar las comidas, los pasos, los kilómetros conseguidos… Esta vez analizaremos nuestro trabajo en cada rutina: aspectos positivos o negativos de los deberes semanales y las clases presenciales (sí, tenemos deberes para casa). Al final del proceso lo analizaremos para ver que puntos debemos mantener, cuáles mejorar y cómo va esa evolución.

 

 

 

¿Te apuntas?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *