Buenas preciosos, como os comenté en el post anterior, voy a explicaros un poco como nos hemos organizado todo para retomar este proceso después de estos dos meses de parón hacaa la perdída de peso de una forma saludable y sin obsesionarme, que aunque me parecía mentira se puede hacer.

 

Esta vez es algo diferente ya que, como todo  el mundo sabe,  complementar una buena rutina de ejercicios con una buena alimentación es lo necesario para poder llevar a cabo mi meta. Al estar de baja con el pie pa´ chope  me dificulta bastante el ejercicio físico, aunque según me ha explicado Sheila, hay muchos otros ejercicio que puedo realizar sin necesidad de mover el pie y que pueden llegar a equivaler al cardio. La pobre tiene trabajazo conmigo… no se como se le pudo ocurrir proponerme esto a mí, sabiendo como soy. Creo que muy en el fondo me quiere.

 

Bueno, la semana empezó el Lunes con mi amiga la báscula, esa cosita a la que muchos teméis, pero que durante muchos años fue como una parte más de mí. Ya hemos dicho que la cifra no es importante, pero hay que tener un punto de referencia, así que no nos vamos a obsesionar con lo que diga mi prima la numeritos. Es más Sheila, muy aplicada ella, ya sabía que menú me iba a poner antes de pesarme.

 

 

Recalco por quinta vez que todo esto es individual,  lo que cuento en este blog es algo que a mi me viene bien, y no quiere decir que a los demás le vaya a funcionar. Esto no es una ciencia exacta. Por ejemplo, a base de probar, me he dado cuenta de que la leche de Soja me sienta mal, o que la mezcla de café con proteínas no me sienta bien, pero eso no quiere decir que al resto le vaya a pasar lo mismo.

Esta vez la organización de las comidas es mucho más fácil, ya que tengo horarios muy flexibles, no como antes que con mi locura de vida cada día me tenía que organizar las comidas de una manera.

Después de pesarme y elaborar el menú, empezamos a organizar los deberes. Por una parte hemos elaborado una tabla con todo lo que tengo que hacer para llevar un control semanal  no obsesivo de lo que hago mal y bien para saber lo que tengo que mejorar y cuales son mis puntos débiles.

 

La Shei me regaló por mi cumpleaños un cuadernillo muy molongo donde diariamente hay que registrar cosas como lo que he comido, el ejercicio que he hecho y mi estado anímico, y como no, toca estrenarlo.

 

Aparte de todo esto, seguimos con más deberes, aunque estos no se muy bien explicároslo porque hasta diciembre no vamos a empezar con ellos. Aunque mi querida entrenadora me ha contado algo y os puedo asegurar que voy a tener Sheila hasta en la sopa, es más creo que se merece una figurita este año en mi belén navideño.

 

Con respecto a la alimentación he de deciros que he decidido no volver a comer carne (creo que esto es algo que la gente que me conoce no le sorprende para nada) llevo ya unas semanas y me siento de maravilla, esto no quiere decir que sea vegetariana o vegana ni nada de eso porque como el resto de los alimentos (o casi).

Con todo esto, aparte del cambio físico que conlleva el bajar de peso, queremos conseguir que conozca mi cuerpo, lo que tolera o lo que no, por ello vamos a crear una dieta específica para mí, con recetas que haga que me sienten bien y estén tremendas (que subiremos al blog) y que me hayan funcionad. Esto se consigue a base de probar y probar cosas, es un proceso largo pero seguro que muy positivo para mí.

 

La próxima semana empiezo los exámenes así que no podré estar al 100% con esto, pero en cuanto acabe lo retomaremos a tope con la cope.

 

Que paséis una buena semana y muchísima suerte a la gente que como yoempezamos los exámenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *